Visión de Ángelus Temple

By Aimee Semple McPherson

Dios, con suavidad pero sin lugar a duda me empezó a mostrar que Él me había llevado a Los Ángeles para "construir una casa para el Señor." Su mensaje de aliento, "Grita, porque el Señor os ha dado la ciudad."
Cuando esta carga llegó por primera vez desde el cielo, intenté quitármela de encima, suponiendo que la idea podría ser mia. Pero la llamada persistió. Entonces me rehuí a una tarea tan ambiciosa. ¿Quién ha oído de una mujer sin el respaldo de un terreno o cualquier otra organización detrás de ella, emprender la recaudación de fondos para la construcción de un edificio?

Pero más fuerte y más claro llegó el llamado de Dios: "Construye una casa para el Señor." Poco me imaginaba que esta estructura sería un templo poderoso y glorioso. Si yo hubiese soñado que el plan de Dios abarca un edificio de la talla de Ángelus Temple, la audacia y la aparente imposibilidad de tan gigantesco emprendimiento me hubiera alarmado y amordazado a mi sola mención de la misma. Lo poco que sabía de los planes de Dios que se desarrollaron en el futuro inmediato. Ciertamente, Los Ángeles estaba listo para el avivamiento. Esta gran metrópoli parecía proporcionar tal vez la mayor oportunidad para Dios que cualquier ciudad de América. Miles de turistas venían de todos los estados, muchos venían a residir. Las estadísticas de la época indican que llegaban 2.000 por día . Sus otras necesidades habían sido provistas en la ciudad, hogares, diversiones, autopistas y parques. Pero, por desgracia, había pocos edificios adecuadamente grandes donde ellos podrían escuchar la Palabra de Dios en su bendita plenitud pentecostal.

Cada vez que regresaba a Los Ángeles, se añadía al llamado del Señor, la insistencia de cientos de cartas y contactos enfatizando la necesidad de un tabernáculo de avivamiento. Un día en el verano de 1920, la llamada sonó con tanta urgencia en mi corazón que me subí al automóvil y con mi madre, partimos en busca de tierra. Tuve la extraña impresión de girar hacia Glendale Blvd.. Yo nunca antes había estado en esta sección de Los Ángeles. En pocos minutos, llegamos a Echo Park.

"Oh, esto es el cielo!", Grité. "El lugar más hermoso para una casa de Jehová, que he visto. Está justo en la ciudad, sin embargo, tan tranquilo. "paso delante de mi mente escenas de otras grandes ciudades donde había predicado. Cuando los edificios tenían que ser vaciado entre las reuniones, la gente quedaba en el sol caliente o la lluvia, hora tras hora, esperando a que las puertas del auditorio se abrieran."Aquí, ellos cuentan con parques, árboles, césped y bancos, mesas de picnic, baños, todo lo que pueda desear para sentirse cómodo entre las reuniones", exclamé a mi Madre.

Un poco más allá del parque descubrimos una pieza circular de la propiedad. "Qué lugar maravilloso sería para el tabernáculo!", Exclamé. En un destello del cielo, yo visualize el plan general para la estructura. Saltó dentro de mi corazón la certeza: "Este es el lugar!"
Una oficina inmobiliaria estaba cerca. Cuando mencionamos la propiedad que teníamos en mente, el agente declaró: "Pero, señoras, esa pieza en particular de la tierra no está a la venta. Es casi la única propiedad vacante en este distrito que no está en el mercado. Una señora rica que tiene muchas propiedades inmobiliarias lo posee, pero ella se niega a vender cualquiera de sus tierras. Otras personas han tratado de obtener esta propiedad, y han ofrecido altos precios, pero ella siempre ha respondido: "No, no estoy interesada en vender".

"Bueno, alabado sea el Señor", le contesté. "Puedo ver claramente que este es nuestro pedazo de tierra. El Señor debe haber estado salvándolo para nosotros todo este tiempo. "
El hombre de la inmobiliaria negó con la cabeza y nos miró dubitativo a medida que nos íbamos Pero yo sabía que habíamos encontrado el lugar. Comencé contemplar algunas de las ventajas que el tabernáculo proporcionaría. No habría necesidad de interrumpir un avivamiento como nos vimos obligados a hacer en muchos auditorios alquilados. El tabernáculo podría ser diseñados para que yo pudiera hacerme oír, sin la dificultad que había encontrado en algunos de los grandes edificios.

Uno o dos días después, nos quedamos impresionados de regresar y mirar de nuevo a la tierra. Encontramos un letrero de anuncio de venta de la propiedad.
Tome un lápiz y dibuje sobre el letrero un diagrama de la "casa para el Señor."

Encontramos nuestro camino a la casa del dueño de la propiedad. La anciana nos dijo que ella tenía demasiada tierra. "De repente me decidí yo soy tierra pobre ", explicó. "Esta es el primer pedazo de propiedad que voy a vender." Ella nos ofreció un precio espléndido.

Era tiempo, sin embargo, de salir de Los Ángeles de nuevo para cumplir con cuatro meses de citas evangélicas. A través de todos esos viajes y reuniones, Dios mantuvo la visión del tabernáculo antes mí. Puse el vellón para estar absolutamente segura de que si este era el lugar de Dios y el tiempo y el propósito, la propiedad seguiría disponible hasta nuestro regreso. Esto parecía poco probable, como terrenos vacíos en esta sección de la ciudad eran rápidamente cambiados de manos. Sin embargo, a nuestro regreso, encontramos la puerta aún abierta, así que compramos la tierra.

El primer anuncio de la estructura propuesta apareció en Enero de 1921 Bridal Call titulado “Echo Park Tabernáculo de Avivamiento para ser levantado en Los Ángeles” Seria 18 meses antes que el nombre fuera cambiado a Ángelus Temple, y dos años hasta la dedicacion

La Iglesia Cuadrangular existe para glorificar a Dios y avanzar Su reino. El mandato de Jesús Cristo es predicar el evangelio y hacer discípulos de todas las naciones (Marcos 16:15, Mateo 28:19).  Estas palabras expresan nuestro espíritu y nuestro enfoque.

 

CONTACTENOS

Iglesia Internacional del evangelio Cuadrangular

Nicolás Avellaneda Nº 1038
San Isidro, Buenos Aires. Cp. 1642.
Argentina

info@iglesiacuadrangular.net

SÍGUENOS EN AR

Suscríbase a nuestro boletín
captcha