Violencia Familiar (Parte Dos)

Por su parte, la Ley 12.569 de la Provincia de Buenos Aires, establece una legitimación más amplia, autorizando a todo ciudadano; es decir, la denuncia puede hacerla toda persona que haya tomado conocimiento de los hechos de violencia, sin necesidad de que conviva con la víctima o el agresor.

Las causas que permiten efectuar dicha denuncia son las lesiones o el maltrato, tanto físico como psíquico.

La denuncia deberá efectuarse inmediatamente, y se podrá efectuar en forma verbal o por escrito, ante el juez competente en asuntos de familia, sin que sea necesaria la asistencia letrada. No hay posibilidad de que se efectuare en forma anónima.

Una vez que el juez recibe la denuncia, requerirá un diagnóstico para determinar los daños sufridos por la víctima. La evaluación de peligro permitirá al juez la adopción de las medidas requeridas o las que él considere adecuadas para minimizar los riesgos de una nueva agresión.

La ley 26.485. Tipos de violencia

La ley Nº 26.485 de Protección integral de las Mujeres es una ley que brinda una herramienta legal que incluye desde objetivos de políticas públicas hasta principios procesales, para luchar contra el flagelo de la violencia contra la mujer en todos sus órdenes. Es clara en sus objetivos y lineamientos en cuanto a la importancia de garantizar el acceso a la justicia y a los programas para la atención integral de las mujeres víctimas de violencia.

Conceptualiza distintos tipos de violencia categorizándolas en:

Física:

La que se emplea contra el cuerpo de la mujer produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo y cualquier otra forma de maltrato o agresión que afecte su integridad física.

Psicológica:

La que causa daño emocional y disminución de la autoestima o perjudica y perturba el pleno desarrollo personal o que busca degradar o controlar sus acciones, comportamientos, creencias y decisiones, mediante amenaza, acoso, hostigamiento, restricción, humillación, deshonra, descrédito, manipulación o aislamiento.

Sexual:

Cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho de la mujer de decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva a través de amenazas, coerción, uso de la fuerza o intimidación, incluyendo la violación dentro del matrimonio o de otras relaciones vinculares o de parentesco, exista o no convivencia, así como la prostitución forzada, explotación, esclavitud, acoso, abuso sexual y trata de mujeres.

Económica y patrimonial:

La que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer, a través de la perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes, pérdida, sustracción, destrucción, retención o distracción indebida de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores y derechos patrimoniales.

Simbólica:

La que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.

La Iglesia Cuadrangular existe para glorificar a Dios y avanzar Su reino. El mandato de Jesús Cristo es predicar el evangelio y hacer discípulos de todas las naciones (Marcos 16:15, Mateo 28:19).  Estas palabras expresan nuestro espíritu y nuestro enfoque.

 

CONTACTENOS

Iglesia Internacional del evangelio Cuadrangular

Nicolás Avellaneda Nº 1038
San Isidro, Buenos Aires. Cp. 1642.
Argentina

info@iglesiacuadrangular.net

SÍGUENOS EN AR

Suscríbase a nuestro boletín
captcha